De ruta por la costa vasca

Con las maletas hechas y cargadas en el coche, pongo rumbo hacia el norte, huyendo del calor asfixiante del centro de la península y esperando dar descanso a mi vista llenándola de verde y azul.

Mi primer lugar de destino es GETARIA, un pueblito de la provincia de Gipuzkoa. Entrando desde Zarautz y por la carretera que bordea la costa y une a estas dos poblaciones, puedo ver, a lo lejos, su famoso ratón durmiente sobre las aguas del Cantábrico.

objetivogipuzcoa.diariovasco.com
Mi objetivo ahora es encontrar el hotel en el que voy a pasar mis dos primeros días y aunque al principio me lío un poco, tras preguntar, lo encuentro inmediatamente. Se encuentra en la calle San Roque, en un edificio del s.XV y si bien la calle es peatonal, me permiten acceder a ella para bajar el equipaje sin problemas.

El hotel se llama Saiazgetaria y puedo asegurarte que ha sido todo un descubrimiento. ¿Qué puede decirse de una habitación donde, una de sus paredes, es todo un ventanal que te permite tener estas vistas de la playa de Gaztetape? 



Realmente me quedo sin palabras, sobre todo si tienes la suerte de ver un atardecer así.


Ha llegado el momento de dar un paseo por el casco viejo y acercarse hasta el puerto, 


lugar al que llega, en barcos como éste, ese rico pescado que podrás degustar aquí.


Casi todos los restaurantes cuentan con una parrilla en su exterior con lo cual, según vas paseando, el olor de las carnes y pescados a la brasa lo inunda todo, haciendo que tus papilas gustativas se revolucionen de manera descontrolada. Eso es lo que me está pasando a mí y decido cenar en el restaurante Kaia-Kaipe, al lado del puerto. Sentada en una mesa del primer piso, al lado de los ventanales, decido comenzar por unas almejas a la marinera y continuar con un sapito a la parrilla, acompañándolo todo con un buen txakoli bien frío. No se andan con florituras, lo que aquí importa es la materia prima, sin enmascarar. Perfecto.

De buena mañana nada mejor que salir a dar una carrera. Si te gusta correr o andar, te recomiendo que lo hagas por el paseo que une las dos poblaciones antes comentadas. Todo el recorrido lo harás pegado al mar, unos 7 km ida y vuelta.

Un buen desayuno y carretera dirección DONOSTIA (San Sebastián). Para no andar con problemas de aparcamiento, meto el coche en un garaje cercano al famoso Hotel María Cristina, lugar en el que se hospedan las estrellas del celuloide durante el Festival Internacional de Cine. Un sitio perfecto para alojarse teniendo en cuenta que el Kursaal lo tienen a tiro de piedra.

Mi vuelta comienza aquí y lo primero que hago es dirigirme hacia el Paseo Nuevo que rodea el Monte Urgull. Hoy el mar está tranquilo pero, tengo entendido, que es todo un espectáculo verlo desde aquí cuando está furioso, siempre y cuando no pongas en riesgo tu integridad. Mira, ya veo la preciosa Bahía de la Concha.



Dejo a mi derecha el puerto y perdiéndome por las calles del casco viejo llego a la Calle Mayor (Nagusia Kale). A un lado la Iglesia de Santa María y al otro, cerrando la perspectiva, el pináculo de la Catedral del Buen Pastor de San Sebastián.



Ha llegado el momento de tomar un pintxo y para ello entro en Fermín Calbetón Kalea, plagada de bares donde saborear esos mini platos famosos en medio mundo:  Munto, Borda Berri, Casa Tiburcio, Goiz-Argi, Izkiña, todos ellos sin salir de esta calle. Desde mi punto de vista, comer de pintxos puede ser divertido, pero la cuenta termina siendo bastante elevada si tu apetito no se conforma con dos. Yo prefiero tomarme uno con un vinito blanco para ir abriendo boca y después comer "de mantel" y sentadita. Y tal y como te he contado eso es lo que hago, entro en Munto y me tomo un chipirón relleno de salsa de piquillo y un vino para, a continuación, acercarme, sin salir de la misma calle, al Bodegón Alejandro, lugar donde se inició en la cocina el famoso cocinero Martín Berasategui y, haciendo honor a él, pido el menú que lleva su nombre. Todo, todo delicioso.

Vuelvo al mar, para recorrer las Playas de la Concha y  Ondarreta. El sol pica bastante y mis hombros empiezan a notar su efecto, en fin, que ¡¡me estoy quemando!! y no llevo protección solar. No me queda otra que echarme un pañuelo sobre ellos si no quiero acabar como una quisquilla.





Continúo hasta el Peine del Viento, famosa obra de Chillida anclada a los pies del Monte Igeldo y me quedo un buen rato disfrutando de su obra y de la ... sombra.



Justo delante del pequeño espigón que separa las dos playas se levanta el Palacio de Miramar rodeado de sus magníficos jardines. Un lugar perfecto si lo que te apetece es descansar un rato, pero con unas vistas de excepción.





Es el momento de volver a Getaria, dar un paseo y charlar con dos caballeros de la tierra que, mira por dónde, se dedican al negocio de la angula, uno de mis platos preferidos. Lo triste es que sean tan ¡¡carísimas!!. Les pregunto que si el precio es tan caro debido a que la producción ha menguado mucho y me dicen que no, que el problema radica en que se vende la mayor parte a Japón, de ahí que lo poco que queda aquí adquiera esos precios desorbitados. Japón se lleva las angulas, el atún de Barbate....me reservo mis comentarios al respecto.

Momento de ir a cenar y en esta ocasión decido hacerlo en Iribar Jatetxea. Decepción absoluta. Servicio deficiente, cigalas resecas y chipirones a la plancha duros. En resumen caro y malo. Una pena.

La mañana se levanta igual de soleada y después de la rutina es el momento de seguir viaje. Carretera N-634 dirección ZUMAIA, con parada para un desayuno tranquilo. Entre esta localidad y DEBA se hace imprescindible detenerse, de vez en cuando, para ver una zona de acantilados que te dejan con la boca abierta. La primera parada la hago en el área recreativa de Elorriaga donde tras dejar el coche me voy acercando por una senda hasta encontrarme con estas vistas.





Muy cerca de donde estoy se encuentran los famosos flysch, concretamente en la cala de Sakoneta. No bajo hasta ellos, pero puedo ver parte desde las alturas. Para otra ocasión, espero verlos de cerca.


Como te vengo diciendo, el recorrido no tiene desperdicio, de ahí que me vuelva loca haciendo fotos.



Desde Deba, continuo pegada a la costa hasta MUTRIKU. Villa pesquera y recoleta, con calles adoquinadas y un puerto de juguete.



Una vuelta y la siguiente parada ya es en Bizkaia, concretamente en  ONDARROA, donde el río Artibai la divide en dos. Es uno de los puertos pesqueros más importantes del País Vasco y viendo la hora que es, nada mejor que comer aquí, en el Asador Erretegui José Manuel, pero mira por donde no como pescado, me inclino por la tortilla de bacalao, pimientos de piquillo y chuletón a la brasa, por supuesto con sidra natural.



Reposada la comida y después de un paseo por la zona del puerto, de nuevo a la carretera.  Por la BI-3238 me voy acercando hasta EA un pueblo donde un buen amigo, que vive allí, me dijo que me acercara para hacerle una visita. Al final no le veo, pero deambulo igualmente por el lugar, encajonado a un lado y otro de un río de igual nombre. Al fondo, una pequeña playa se abre al Cantábrico entre montañas. Ahora entiendo por qué no me he encontrado con nadie, están todos tomando el sol. 



Por hoy no voy a ver más pueblos, tengo que buscar mi segundo lugar de reposo, que no es otro que la Casa Rural Larrakoetxea, en PLENTZIA. Me enamore de las vista que tenía este sitio por un reportaje que vi en televisión y, como soy una caprichosa, aquí estoy.



Si no quieres, no tienes que moverte de aquí para poder tomar una cerveza o cenar, algo que no dudo en hacer después del día viajero. Una ensalada larrako, rodaballo y pastel de manzana. Un día perfecto.

Hoy no corro, me lo doy de descanso. El planteamiento es ir a BILBO y conocer ¡¡al fin!! el Guggenheim. La exposición temporal está dedicada a la obra del escultor Juan Muñoz. Esas figuras en conversación son de lo más inquietantes, tanto como Mamá, de Louise Bourgeois.



Pero también hay espacio para el color en las obras de Jeff Koons, como en los Tulipanes o en Puppy.





El calor es asfixiante, se me están quitando hasta las ganas de comer. No estoy en disposición de recorrer la ciudad buscando un lugar en concreto para tomar algo, por tanto, entro en el primero que veo a tomarme dos pintxos y una botella de agua. El sitio en cuestión, no merece la pena ni un comentario. Vuelvo a mi remanso de paz, para descansar después de un día tan cultural.


Hoy es mi último día por estas tierras, pero todavía me da para mucho. Por suerte para mí, la mañana ha amanecido nublada pero con una temperatura perfecta. Enciendo motores y pongo rumbo a SAN JUAN DE GAZTELUGATXE.  ¡Menudo sitio! El islote se une a la costa por medio de una serpenteante escalera que sube hasta la ermita de San Juan. La ermita en sí no tiene demasiado atractivo, pero de las vistas no puedo decir lo mismo, son absolutamente maravillosas.







Siguiente parada en el CABO MATXITXAKO, incluido dentro del espacio de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Desde aquí se puede ver la Isla de Izaro, esa que se hizo tan famosa por ser la imagen de presentación de la productora de cine Izaro Films. De aquí a MUNDAKA, tengo ganas de ver la famosa playa donde se desarrolla, según los surferos, una de las mejores olas de izquierdas del mundo. Un paseo corto hasta la iglesia de Santa María y vuelta al coche.



Es hora de comer y por la carretera BI-2238 pongo dirección FORUA. Aquí, se encuentra el restaurante Baserri Maitea. Me cuesta un poco encontrarlo pero al final doy con él. Todo el entorno está tan silencioso que empiezo a pensar que no esté abierto pero, por suerte para mí, me equivoco.



Está tranquilísimo y es de lo más acogedor. Una estupenda comida compuesta de pulpo a la brasa sobre crema de verduras y vinagreta, lomo de bacalao y huevo de caserío a la brasa y un souffle de chocolate con helado de naranja. Aunque tengo poca luz, no me resisto a sacar una foto para que veas en que espacio tan agradable estoy dando buena cuenta de los platos, el comedor de los pesebres.



Me ha salido un poco movida, pero creo que puedes hacerte una idea.  

Siguiente parada en el famoso bosque pintado por el artista Agustín Ibarrola en el VALLE DE OMA, un paseo largo pero muy placentero, la verdad.



Antes de regresar hacia Plencia, una última parada en ELANTXOBE



Mi viaje termina aquí. Te recomiendo que tú también lo hagas, si no conoces esta costa, a la menor oportunidad. Como ves, no hay que irse al fin del mundo para disfrutar de parajes fantásticos.


12 comentarios:

  1. Qué bonito!! Está claro que tengo que moverme más cuando vaya al País Vasco... Impresionante San Juan de Gaztelugaxe. Y Plentzia, ¡qué bonito! Fui allí el verano que cumplía 5 años...Preciosa entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada. Estoy planteando irme unos días a la costa vasca, la verdad es que no contamos con muchos días, en concreto saldríamos un miércoles (por la tarde) desde Madrid y el domingo tendríamos que estar de vuelta. En cuantos días hiciste tu la ruta? Supongo que no nos dará tiempo a hacer entera la ruta ya que queremos ver tanto Bilbao como San Sebastian asi que podrías aconsejarnos los sitios que deberíamos perdernos?
    Muchas gracias¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me alegra saber que te ha gustado la entrada. Nosotros estuvimos siete días, con lo cual el recorrido lo hicimos con calma. Más o menos podéis ver lo mismo, aunque para ir a Ea tendríais que desviaros un poco. No os perdáis San Juan de Gaztelugatxe! un saludo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Excelente blog felicidades!!

    Voy a hacer esta misma ruta en Septiembre y me gustaría saber los hoteles en que ciudades y pueblos los has ido cogiendo ya que veo que las primeras dos noches estuvistes en Guetaria.
    Podré hacerlo en 4 días?
    Gracias!!
    Dani.

    ResponderEliminar
  5. Hola Dani! Mi estancia fue de 5 días completos.
    Cuatro puede que sea un poco justo, pero todo depende del tiempo que quieras estar en cada sitio. En cuanto a los hoteles, los dos aparecen en esta entrada: Saiazgetaria (en Getaria) y Casa rural Larrakoetxea (en Plentzia) puedes pinchar sobre ellos para acceder a su página.
    Espero que disfrutes mucho de tu viaje y muchas gracias por tus palabras! Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias!!
    He pensado en hacer una noche en Guetaria y otra en San Sebastián y a la mañana siguiente ya saliar hacia Zumaia como lo ves????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres hacerlo como dices, mejor el primer día en S. Sebastián y el segundo Getaria y de ahí hacia Zumaia (está al lado) así no tienes que retroceder.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...